Un incendio en casa: Cómo actuar y prevenir

Enfrentarse a un incendio en casa puede ser muy complicado. Todos nos sentimos protegidos en nuestro hogar, pero ¿qué pasa si un accidente fortuito acaba en llamas? Esperemos no tener que averiguarlo nunca.

No obstante, solo por prevenir, vamos a ver qué cosas deberíamos y no deberíamos hacer. Así, si alguna vez te sorprende un incendio en casa, sabrás cómo actuar.

La clave está en el origen del fuego y tu posición en ese momento

En caso de que el fuego se limite a una llamarada saliendo de tu sartén recuerda taparla. Nunca eches agua ni otros líquidos, solo poner la tapa será suficiente para mitigarlo. Vayamos a algo más intenso.

En una vivienda el origen más habitual serían los enchufes y electrodomésticos. Ambos por un mal funcionamiento. Las instalaciones de luz deberían renovarse y revisarse cuando tienen más de 15 años.

Los electrodomésticos antiguos también podrían deteriorarse o hacer un mal contacto. Si a eso sumamos un enchufe viejo con varios ladrones y conexiones ¡se masca la tragedia! A veces es suficiente con una sola chispa.

Es importante detectar un fuego cuanto antes. Porque el origen de ese fuego podría determinar las acciones a tomar. Además, es importante saber dónde te encuentras tú en ese momento.

Por ejemplo, si el incendio se origina entre la salida y tú es más peligroso. Pon mucha atención a tus opciones y pasos a seguir.

Qué hacer ante un incendio en casa

Veamos paso por paso nuestras recomendaciones si el fuego no te cierra el paso hasta la salida.

  • Ante las llamas siempre es mejor huir. No te detengas a coger nada ni pierdas más tiempo del estrictamente necesario ¡sal de la vivienda y del edificio! Pero no uses nunca el ascensor.
  • Si hay mucho humo (y si no lo hubiera también es recomendable) camina agachado, todo lo que te sea posible, para salir de allí.
  • Tal y como vayas atravesando habitaciones recuerda cerrar todas las puertas. Así evitarás que le llegue más oxígeno al fuego. Y para tratar de ahogarlo lo más posible usa toallas, prendas de ropa o lo que tengas a mano. Mójalas bien (si puedes) y colócalas bajo las puertas para que el humo tampoco se propague.
  • Si alguna de las prendas que llevas puestas prendiera ¡no corras o avivarás el fuego! Tírate al suelo y da vueltas hasta que se apaguen.
  • Cuando no estés seguro del origen del fuego cuidado. Si ves que sale humo por debajo de alguna puerta y al tocarla está caliente ¡nunca la abras! Tapónala por debajo con telas mojadas y tal y como comentábamos.
  • Cuando consigas salir del edificio llama al 112 y pide ayuda. También podrías llamar al timbre de tus vecinos y decirles que acudan a la calle, pero por las escaleras.

¿Y si el fuego te impide llegar hasta la salida?

Esta situación es bastante más incómoda, pero no tiene porqué sucederte nada malo.

  • De nuevo tapona las puertas con prendas húmedas y no las abras.
  • Acude al lugar al lugar más exterior de tu vivienda; terraza, balcón, patio interior o ventanas que den a la calle.
  • Si tienes acceso a algún extintor tranquilo, en todos ellos suele haber dibujos con los pasos a seguir. Tienes que tirar de la anilla metálica o cierre de seguridad. Después apunta hacia el fuego y pulsa la palanca o aprieta el gatillo. No trates de le levantarlo si pesa mucho, solo muévelo a los lados apoyado en el suelo.
  • Una vez estés a salvo llama al 112, no antes y olvida tus pertenencias, tu vida vale mucho más. Y si hay alguien cerca o que pueda oírte pídele ayuda.
  • Asegúrate de que los bomberos podrán verte o localizarte cuando lleguen a tu domicilio.

Y finalmente unas últimas recomendaciones

A veces nos olvidamos de que estas cosas suceden y de que también podrían pasarnos a nosotros. Es por eso que es importante que te familiarices con los medios a tu alcance.

Por ejemplo, revisa las medidas contra incendios de tu edificio. Localiza los extintores más cercanos a tu vivienda y recuerda su ubicación. Fíjate sobre todo en cómo se emplean.

Si tu vivienda tiene más de 15 años pídele a un electricista que revise la instalación. Por si hubiera algún enchufe que no está funcionando correctamente.

Comenta estas medidas con todas las personas que vivan contigo en la vivienda. Es muy recomendable que todos sepáis qué hacer si hay fuego.

Resumiendo: tienes que evitar quemarte, inhalar humo o quedar encerrado sin acceso al exterior. De esta forma será más fácil y rápido que puedas salir de esta situación a salvo.

Con estas recomendaciones te sentirás más tranquilo y seguro. Es importante que ante un incendio en casa nunca pierdas la calma. Recuerda: primero te pones a salvo y después pides ayuda.

 

¿Te gusta este artículo?

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on linkedin
Compartir en Linkdin
Share on pinterest
Compartir en Pinterest

HOLA

Te encuentras en unos de estos casos. 

Vende tu casa y gana hasta un 14% más con nosotros

Te llamamos sin compromiso (y sin atosigarte, tranquil@)