Trucos de bricolaje para “lavar la cara” de tu piso

Hay trucos de bricolaje que sin duda te sacarán de un aprieto. Por eso, si tu objetivo es lavar la cara de tu piso ¡vamos allá! Con estas ideas podrás darle un aire nuevo.

Así, si lo que pretendes es venderlo, seguro que conseguirás una mejor oferta. Veamos algunas opciones que te beneficien.

¿Es necesario pintarlo todo?

Bueno, en realidad no hay nada necesario, pero visualmente hay cosas más importantes que otras. Pintar ya es como emplear trucos de bricolaje. Porque elimina los rasgos físicos que definen la edad de una pared.

Las viviendas tienen un componente sentimental, un toque de pasión. Cuando alguien visita una debe imaginarse viviendo allí. Y si es para ti, ese aire nuevo te aportará energía positiva y renovada.

Por eso es más fácil que surja el amor si el lugar tiene un aspecto limpio y lo más nuevo posible. No existen vidas de segunda mano. Todos empezamos de cero cuando llegamos a un nuevo lugar.

Pero quizás en tu caso podamos emplear algunos trucos. Por ejemplo, si es una única pared la que se encuentra en mal estado, no hace falta pintarlo todo. Escoge un tono diferente y crea un ambiente asimétrico.

Y si quieres llegar al Premium añade papel pintado en esa pared. El papel disimula cualquier imperfección y tiene un gran poder hipnótico. Toda la habitación se verá renovada con una sola pared diferente.

También podrías plantearte sustituir tus cuadros. La decoración es algo que a veces olvidamos y que juega un papel fundamental. Un salón con dos cuadros puede verse muy normal.

Pero si sustituyes esos cuadros por tres estanterías ¡mejor! Ahora, sobre ellas, coloca unas láminas en blanco y negro, unos candelabros metálicos y algunas plantas. Parecerá otro salón completamente diferente.

¿El toque final? Cojines en tonos vivos combinados con otros estampados. Y remata el conjunto con una alfombra veraniega de esparto.

Vuelve a enamorarte de tu casa con trucos de bricolaje sencillos

Después de enamorarte de tu salón podríamos pasar al baño. Vamos a pensar que los sanitarios tienen un buen aspecto y a centrarnos en lo importante. Esa cortina de ducha está ya un poco rancia.

Busca alguna que le de otro estilo y verás como cambia todo. Por ejemplo, si tus azulejos son muy coloridos, vamos a decorar en tonos neutros. Una idea: prueba con blancos y negros. Otra idea son los tonos plateados o grises.

Cambia las toallas para que sean todas del mismo color ¡y las paredes! Añade alguna lámina chula ¿por qué siempre nos olvidaremos de decorar los baños?

Puedes colgar desde el techo uno de esos cordones para sujetar un helecho. Les encanta la humedad. Pero si no te fías de tus dotes en la jardinería, opta por alguna artificial.

¿Un consejo? Uno de los mejores trucos de bricolaje es cambiar los pomos. Si tienes uno de esos muebles de baño en blanco, compra unos pomos nuevos que le vayan.

Algo acorde al nuevo estilo que hayas escogido y cámbialos. Verás como parecerá diferente. Añade también una nueva alfombra de ducha que vaya con las toallas.

Y el Premium sería instalar un armarito para productos de higiene femenina o masculina. Así ganarás espacio. ¡Ta chán! Baño renovado.

Trucos de bricolaje también en el dormitorio

Algunos de nosotros tendemos a personalizar las viviendas en exceso. Como a quienes les gustan los colores oscuros y terminan convirtiendo su vivienda en una cueva.

Rojos, verdes y colores demasiado intensos en las paredes suelen cansar pronto.

Además, si pretendes lavar la cara a tu casa para venderla, tendrás que “despersonalizarla”. Al menos eso te diría un profesional del home staging.

Sin embargo, en el dormitorio eso es casi fundamental, aunque sea para ti. Ya has disfrutado bastante de tus paredes moradas, llega el momento de volver a la calma.

Los tonos arena o beige le darán un toque más luminoso. Pensarás que tu habitación ha crecido. Cambia las cortinas por otras más suaves y concédete el toque de color en las colchas para la cama o los cojines.

No olvides rematar con alfombras; una grande o dos pequeñas a ambos lados.

Y ahora bien, los trucos aquí también incluyen cuadros o lámparas ¿no te deprime mirar eso que cuelga del techo? Date una vuelta por algún comercio y busca algo ligero, sencillo y práctico.

Puedes pintar una de las paredes de un color diferente o un par de tonos más oscuro. Pero una sola suficiente. En esa será donde colocarás tus imágenes.

Busca varias láminas que te inspiren; viajes que hayas hecho, lugares que visitar, frases motivadoras.

Crea una pequeña combinación con todo eso en una de las paredes, una ¡pero no incluyas a todos los familiares de tu árbol genealógico! Ese no es lugar para que estén mirando nada.

Los últimos toques para “lavar la cara de tu piso”

Si te gusta guardar “por si acasos” me temo que ha llegado el momento de despedirte. Aquí hay que echar mano de la honestidad y ninguna casa es cómoda si está colapsada de objetos del tipo que sea.

Echa un vistazo y decide qué cosas vale la pena conservar. Esa limpieza te liberará de un gran peso. Y respecto a la cocina… Bueno, no estamos seguro de si serán suficientes unos pequeños trucos.

Revisa el estado general y piensa si ganaría con algún vinilo para tu nevera. Incluso puedes barajar colocar piezas adhesivas que imiten el azulejo en la parte central. Pero estos trucos de bricolaje los veremos en otra ocasión.

¿Te gusta este artículo?

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on linkedin
Compartir en Linkdin
Share on pinterest
Compartir en Pinterest

HOLA

Te encuentras en unos de estos casos. 

Vende tu casa y gana hasta un 14% más con nosotros

Te llamamos sin compromiso (y sin atosigarte, tranquil@)