Nota simple registral ¿qué es y para qué sirve?

Nota simple registral

Una nota simple registral es algo así como un resumen que se guarda en el registro de la propiedad. Hace referencia a quién es el propietario o propietarios de una vivienda o terreno y su situación.

Aúna datos como si hay una hipoteca pendiente, los derechos sobre la propiedad, obligaciones penales, usufructos. Pero también las dimensiones exactas o ubicación.

Datos muy útiles si estás pensando adquirir una vivienda.

Y es que cuando los edificios no son nuevos es más probable que hayan pasado por varias manos. También podrían ser el resultado de alguna herencia compartida. En la nota simple registral figuraría.

En los peores casos quizás soporten alguna responsabilidad penal o embargo pendiente de resolución. Aunque también podría tener alguna hipoteca que superase su valor actual y otros pormenores.

¿Puedo pedir una nota simple registral de cualquier propiedad?

La respuesta es sí. A quién pertenece cada propiedad forma parte de esos datos considerados públicos. Por eso es un trámite sencillo que incluso se puede solicitar por Internet.

Existen varias vías para presentar la solicitud.  Por ejemplo, desde la página web de registradores.org. Y para hacerlo necesitas conocer la dirección exacta.

Mejor si también tienes el nombre completo del propietario o propietarios, aunque no es indispensable. En general, cuantos más datos tengas mejor, pero solo con la dirección bastaría.

Otra opción es personarte en el registro de la propiedad para pedir la nota simple registral. En Valencia una de las oficinas está en la calle Pintor Peiró, número 12.

Una vez curses tu solicitud (se hace al momento) te pedirán unas tasas que debes abonar. En Valencia la cantidad es inferior a 10 €. En cuanto pagues te extenderán el documento.

¿Qué es lo que habrá en el papel que me entreguen?

En primer lugar, aparecerán los datos que correspondan al registro de la propiedad. A continuación estarán los de la finca o inmueble que se ha registrado. Pondrá si es rústica o urbana y con qué limita en todos sus lados.

Esto te será muy útil si te interesa adquirir un solar cercano a zonas de cultivo. Quizás tratan de venderte un espacio para construir y en realidad no se puede. Fíjate en todo lo que se indica.

Irá su dirección exacta y un código. Dicho código no está relacionado con el número catastral. Normalmente, tendrá unas seis cifras (menos de las que se asigna en el catastro).

Este número es un dato interno. Depende de la oficina en donde se diera de alta o se registrase el terreno. Se le conoce como IDUFIR (Identificador Único de Finca Registral) y, a efectos de la Administración, es como un DNI.

La diferencia principal es que cada pedazo o porción de tierra tiene un código. Ese número estará recogido en el registro de la propiedad. Sin embargo, en el catastro solo se registran los inmuebles.

Después vendría la titularidad de la propiedad y las cargas   (hipoteca, anotaciones preventivas o limitaciones). Lo ideal es que ponga simplemente “Libre de cargas”.

Hipoteca pendiente, notas marginales y otras anotaciones

Si sobre la propiedad pesa alguna hipoteca o ampliación de hipoteca, estas aparecerán en la nota simple registral. Así como cualquier otra deuda sobre la misma, incluso acuerdos bancarios, si los hubiera.

A estas cifras y movimientos les seguirán las fechas de vencimientos de cada uno de ellos. Fíjate si son anteriores o posteriores al momento en el que pides la nota simple registral.

Las notas marginales son como una posdata en una carta. Se trata de notas que se añaden a pie de página cuando se ejecutan movimientos.

Por ejemplo, la ejecución de una hipoteca o impuestos adicionales que afectan a la transmisión. También podría aparecer alguna indicación de que debe devolver alguna subvención indebida.

Otro detalle que te interesa es ver si existe alguna nota preventiva de embargo de la propiedad. Por otro lado, podría haber anotaciones que indicasen que no se puede disponer de esa propiedad.

¿Más cosas que necesite saber sobre las notas simples?

Las notas simples pueden incluir anotaciones personales. Como acuerdos de pago aplazado entre el actual propietario y el anterior. Podría haber una reserva de dominio por pago aplazado.

Esto quiere decir que, si el pago no se cumpliese, el propietario perdería la titularidad del inmueble o terreno en cuestión. Este pasaría a ser del dueño anterior.

Finalmente, los casos de alquiler con opción a compra también son acuerdos que podrían recogerse en este resumen registral.

Así, una vez transcurrido el plazo estipulado por contrato, los inquilinos tendrían preferencia a la hora de comprar.

Lo más importante es que entiendas que es un documento clave que necesitar consultar antes de comprar. Contiene una gran cantidad de información que te interesa y no conocerla podría ser fatal.

Si tienes cualquier duda, sobre este y otros documentos, ponte siempre en manos de profesionales. Déjate guiar por un API con experiencia y pregunta siempre libremente lo que necesites.

Una nota simple registral puede suponer la diferencia entre pagar y vivir en la casa de tus sueños. O pagar y emprender un proceso en los tribunales más o menos complicado. ¡No te arriesgues!

¿Te gusta este artículo?

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on linkedin
Compartir en Linkdin
Share on pinterest
Compartir en Pinterest

Descárgate GRATIS nuestra guía

HOLA

Te encuentras en unos de estos casos. 

Vende tu casa y gana hasta un 14% más con nosotros

Te llamamos sin compromiso (y sin atosigarte, tranquil@)