Contrato de reserva de vivienda: ventajas y desventajas

El contrato de reserva de vivienda es un documento que genera curiosos sentimientos. Unas veces aporta tranquilidad y otras nos pone un poco nerviosos. Quizás esto suceda por desconocimiento.

Es por eso que vamos a hablar de ese contrato de reserva de vivienda desde un punto de vista práctico. Así, si estás interesado en comprar un piso, podrás firmar o no este documento con total tranquilidad.

Cuando queremos adquirir un inmueble, es mejor que el único sentimiento reinante sea la ilusión ¿te parece?

Quiero comprar un piso

Esta será la primera decisión que tendrás que tomar. Si quieres comprar un piso hay profesionales que te ayudarán. Mejor si confías en una inmobiliaria con experiencia.

Buscará el inmueble que más se ajuste a tus intereses y te ayudará en todo el proceso. Pero para eso deberías definir un presupuesto. Quizás tu banco pueda ayudarte, si pretendes pedir una hipoteca.

También tu agente inmobiliario te recomendará dónde y cómo será más factible hacer el trámite. Y una vez definido el capital al que debes ceñirte ¡llegó la hora de escoger tu vivienda!

Pero, si has leído nuestro artículo sobre la nota simple registral, sabrás que a veces pueden surgir sorpresas. Por otro lado, el vendedor también podría arrepentirse ¿quizás algo inesperado?

Es importante que puedas protegerte de cualquiera de esas sorpresas.

Además ¿y si quisieras hacer una oferta por debajo de su valor de venta? Es importante que, si el vendedor o la otra parte aceptan, no puedan retractarse.

Estos son algunos de los supuestos que no llevan a querer que las partes firmen. Un contrato de reserva de vivienda es la mejor solución.

Ventajas de firmar un contrato de reserva de vivienda

El contrato será un acuerdo entre las partes. Pero también puede definir una intencionalidad. Por eso tendrás que estar seguro de que ese es “el piso” antes de proponer nada.

Se acordará un depósito simbólico, por ejemplo, de 1000 €. Eso sellará el contrato. Podrás hacerle una oferta por su inmueble, algo realista y justo, si lo consideras oportuno.

Veamos sus ventajas:

  • El comprador sabrá que estás realmente interesado en la vivienda que él quiere vender.
  • Podrás hacerle una oferta en firme que él deberá aceptar o rechazar.
  • Podrás recuperar tu dinero si el propietario no acepta la oferta.
  • El contrato suele ser una garantía de que el inmueble está libre de cargas.
  • Si acepta tu oferta el depósito que aportes se descontará del total de la vivienda.
  • Si finalmente el vendedor se echa atrás te devolverá el doble de lo que hayas depositado.

Cuando hayas firmado habrá un margen de tiempo para contestarte. Unos días. Pasado ese plazo y, si el comprador acepta, se pondrá fecha para la firma de escrituras.

Lo que significa que este será el último paso antes de convertirte en propietario.

Desventajas que debes tener en cuenta

Los contratos de reserva de vivienda no pueden usarse para probar suerte. Para ver si consigues una rebaja razonable en algún inmueble. Si pretendes firmarlo es porque realmente comprarías ese piso.

Lo que significa que tendrás que tener ya ultimados los detalles económicos. Tu banco ya debe haberte dado el visto bueno o tendrás ya reunido el capital de algún modo.

Si firmas un contrato de reserva de vivienda es porque estás dispuesto a liquidar esa compra en unos días. De no ser así perderías el depósito.

Lo que significa que si la aceptan y, acto seguido, te arrepientes perderás lo aportado.

Otro motivo para perder ese capital sería incumplir alguno de los plazos acordados. Bien por falta de financiación o de previsión. Por eso insistimos en que este debe ser el último paso cuando todo lo demás está listo.

La complejidad de la compra venta puede reducirse

Así es. Por muy compleja que creas que es una operación así, todo depende de los pasos que se den. Si se firma un contrato entre las parte que especifica todos los detalles, no tienes por qué  inquietarte.

Estos documentos están diseñados para proteger los intereses de ambas partes. Además de simplificarlos. Las principales responsabilidades estarán contempladas.

Es por eso que existen penalizaciones por incumplimiento. De esta forma ambos adquieren un compromiso. Algo que a su vez aporta seguridad a la otra parte. ¿No se trata de eso?

Quizás estén en juego los ahorros de tu vida o tu trabajo de los próximos 25 años. Por eso es importante que las decisiones estén unidas a contratos que inciten a cumplirlas. ¿No querrías eso para ti?

Pero no olvides leer cada documento que caiga en tus manos. Además de preguntar siempre lo que no te quede claro.

Si buscas piso ponte en manos de profesionales antes de firmar un contrato de reserva de vivienda. Pero cuando lo hagas, que sea porque tu próximo proyecto es estrenar un piso que convertirás en tu hogar.

¿Te gusta este artículo?

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on linkedin
Compartir en Linkdin
Share on pinterest
Compartir en Pinterest

HOLA

Te encuentras en unos de estos casos. 

Vende tu casa y gana hasta un 14% más con nosotros

Te llamamos sin compromiso (y sin atosigarte, tranquil@)