Las minicasas como alternativas económicas a la vivienda

Las minicasas o tiny houses surgieron a finales del siglo pasado en EEUU. Eran alternativas económicas a la vivienda estándar y tuvieron una gran acogida. En Japón también empezaron pronto a extenderse.

Lo mejor es que sus precios eran bastante accesibles para todos los públicos. Aunque después surgieron otros diseños de lujo que nada tenían que enviar a cualquier mansión.

¿Por qué adquirir una minicasa?

Las minicasas originales eran sencillas y minimalistas. Ofrecían ese doble atractivo de un menor consumo, una reducción de la huella de carbono y un ahorro energético para su propietario.

Y, ciertamente, gustaron tanto que no dejaban de salir opciones cada vez más cómodas y bonitas. Como una estética más atractiva o ese tipo de muebles convertibles que resultan tan funcionales.

Fueron todo un acierto y las tendencias de estas últimas décadas no han hecho más que afianzar sus ventajas. De hecho, la filosofía de vida que se relaciona con estas tiny houses reside en poner el énfasis en vivir otro tipo de experiencias. Más allá de lo material.

Piensa que la corriente irrumpió cuando las viviendas tenían unos 200 metros cuadrados de media. Y estas minicasas oscilaban entre los 10 y los 50 metros ¡sin duda llama la atención una propuesta tan diferente y atrevida!

Durante los últimos años han aparecido todo tipo de variantes. Ahora es fácil encontrar minicasas, casas prefabricadas o incluso con ruedas. Pero en todas ellas se aprovecha al máximo cada pequeña porción de espacio.

¡Todo un reto! Y en España apenas están empezando a extenderse. Se comparan a las caravanas, como bienes inmuebles. Aunque con la necesidad de disponer de ciertos permisos como en otras construcciones habituales.

Una minicasa como lugar de veraneo

Una de las opciones más común es emplear estas preciosas viviendas reducidas como un segundo hogar. De esta forma se convierten en las residencias de veraneo.

Un formato mucho más respetuoso con el medio ambiente e ideal para zonas más rurales y apartadas. La opción perfecta para disfrutar de la naturaleza y la tranquilidad de forma responsable.

Sin embargo, eso no significa que sean de madera. También existen minicasas de hormigón, que incluyen acero o que están hechas a base de contenedores portuarios. ¡Hay de todo!

Actualmente, existen empresas que las fabrican y las transportan hasta donde te interese. Como casas móviles que puedes llevar completas en un remolque de camión. ¿Imaginas lo fácil que serían las mudanzas?

Los elementos básicos de todas ellas son la cocina y el baño ¡imprescindibles en cualquier casa! El resto de espacios son más creativos, como las camas en altillos o abatibles.

Pero algunas minicasas son pequeñas cabañas, con cocina y salón, baño y habitación. Muy acogedoras. Y no pienses que las cocinas son “para salir del paso”. Ni mucho menos. Suelen estar totalmente equipadas para el día a día normal. Como en cualquier vivienda.

Ventajas de las minicasas con respecto al resto de construcciones estándar

La principal es su precio. Es considerablemente más bajo que el de otras viviendas, con lo que son una alternativa factible. Además del atractivo de librarte de la hipoteca o tener una plazo de liquidación mucho más corto.

Además, está la vertiente de ser más respetuosas con el medio y más ecológicas. Con la ventaja de poder incluso trasladarla totalmente montada. Y son tan duraderas como cualquier otra construcción.

Podrían ser como extensiones de una casa principal, para tener a los hijos cerca, aunque independizados. Y no tendrás que esperar tanto para disfrutar de ella con en las casas tradicionales.

Desventajas de las tiny houses

No hay duda, su principal desventaja para muchos puede ser el tamaño. Pero sobre todo cuando hay varias personas conviviendo o familias con niños.

Vivir en lugar así también te condiciona ciertas costumbres, sobre todo consumistas. Porque es posible que no puedas tener un gran vestidor con todo tipo de prendas.

Y tampoco puedes excederte con las compras en decoración y mobiliario. Quizás incluso debas renunciar a muchos objetos que ahora tienes si quieres cambiar tu hogar por una minicasa.

Como ves, hay muchas cosas a valorar y en nuestro país debes informarte bien para tener una casa móvil. Sobre todo por los requisitos que marque el ayuntamiento al que estés interesado por pertenecer. Pues las condiciones podrían variar de unos municipios a otros.

Sin embargo, las minicasas como alternativa económica, ya has visto que son muy interesantes. ¿Necesitas un terreno para poner la tuya? En Futurpiso podemos ayudarte con eso y con cualquier otra duda que te surja ¡ven a vernos!

¿Te gusta este artículo?

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on linkedin
Compartir en Linkdin
Share on pinterest
Compartir en Pinterest

HOLA

Te encuentras en unos de estos casos. 

Vende tu casa y gana hasta un 14% más con nosotros

Te llamamos sin compromiso (y sin atosigarte, tranquil@)