¿Conoces el método Kakebo para ahorrar cada mes?

El método Kakebo viene usándose en Japón desde hace ya más de 100 años. Pero es ahora cuando está haciéndose más popular en nuestro país. Y no es para menos ¿quién no quiere ahorrar cada mes?

El problema de la economía doméstica es que es algo que no se estudia en el colegio. Por eso encontramos familias que se organizan perfectamente y otras que no saben dónde se les va el dinero.

Por suerte el método Kakebo es apto para cualquier nivel de conocimientos. Una forma de tomar conciencia de dónde y cómo gastamos el dinero. Unido a pequeños propósitos al alcance de todos.

Si tú también quieres sanear tu economía familiar y ahorrar cada mes, te contamos cómo.

Ahorrar cada mes implica conocer cada detalle de lo gastado

Esos pequeños gastos diarios que vemos insignificantes o las facturas que se van cobrando del banco. El caso es que llega fin de mes y nuestro compromiso de ahorrar algo se vuelve a posponer.

A veces actuamos de forma impulsiva y otras ni si quiera nos paramos a ver si es posible abaratar servicios. Por eso los japoneses decidieron crear una especie de libro de cuentas.

Se trata de algo sencillo y muy gráfico en donde anotar todos los ingresos y gastos. Puedes incluir los tickets y facturas para hacerlo más profesional. Hay un apartado destinado a gastos fijos (luz, agua, vivienda, gas).

Pero también hay tareas, como conseguir rebajar esos suministros. Por otro lado, hay pequeños recuentos diarios, semanales y mensuales. ¿Sabes de verdad lo que gastas cada semana o cada día? ¿No se te escapa nada?

Al inicio del libro puedes establecer objetivos mensuales. Anotas por escrito lo que quieres ahorrar cada mes. El método Kakebo te ayudará a cumplir esos objetivos de una forma más sencilla y consciente.

El método Kakebo te enseña que para subir una montaña hay que empezar con un primer paso

Así, si tu objetivo es ahorrar una suma importante, centrarte en eso no es nada fácil. Por ejemplo, para la letra de una nueva vivienda. No puedes pensar que te faltan 10.000 € y pretender restar desde ahí.

Sin embargo, sí que puedes proponerte empezar solo por 100 € al mes. Verás que, una vez sepas cuáles son exactamente tus gastos cada día, será más fácil. Podrás localizar formas de reducir tu consumo.

Y, lo mejor, las alternativas. El método Kakebo te va guiando durante el camino. Verás que tu economía familiar es cada vez más eficiente. Quizás un mes debas buscar un supermercado más barato o posponer un gasto.

También podrías contemplar compañías de ADSL con mejores ofertas. Siempre hay margen de mejora, solo es importante tener la información necesaria.

Siempre hay sorpresas al empezar a usa el método Kakebo

Es verdad que siempre hay sorpresas. Es normal, porque no somos del todo conscientes de cada paso que damos. Algunas veces desconectamos o seguimos por inercia o no revisamos las cuentas.

Pero el método Kakebo te ayudará a entender por qué no llegas a fin de mes. Seguro que con este ejemplo lo ves claro. Cuando algunas personas van a los nutricionistas para perder peso hay algo generalizado.

Por eso, muchos de estos profesionales recomiendan que, lo primero que hay que hacer es comprar una libreta ¿una libreta para perder peso? En cierto modo sí. En ella hay que anotar todo lo que se come durante el día.

Después de una semana se echa un vistazo y ¿sabes qué ocurre? Que el paciente se enfrenta a su problema: los picoteos constantes. Pequeños bocados a los que no prestamos atención, pero sumados nos sabotean.

Pues eso mismo pasa con este método para ahorrar cada mes. Aunque con bastantes extras. Un cuaderno de cuentas con pequeñas metas que superar y retos para poder hacerlo.

La constancia siempre tiene recompensa

Sin duda, ser constante es la mejor forma de llegar donde queremos estar. Eso pasa cuando tenemos sueldos normales y vidas normales. No vemos que hay mucho más al alcance de nuestra mano.

Puede que nos rindamos antes de empezar, pero no es tan complicado. No puedes pretender reunir 10.000 € ahora, pero seguro que podrías reservar 100 € tras 30 días. ¿Y si después esos 100 fueran 150 o 200 o más?

Cada uno debe empezar desde donde pueda. Y con el paso de los meses te costará menos. Podrás retarte a ti mismo o premiarte, pero en cualquier caso, te verás beneficiado.

Prueba a usar el método Kakebo para ahorrar cada mes y hablamos el año que viene. Sin duda verás la economía familiar con otros ojos ¡te retamos a ser mejor!

¿Te gusta este artículo?

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on linkedin
Compartir en Linkdin
Share on pinterest
Compartir en Pinterest

HOLA

Te encuentras en unos de estos casos. 

Vende tu casa y gana hasta un 14% más con nosotros

Te llamamos sin compromiso (y sin atosigarte, tranquil@)