¿Las Smart-homes son el presente o el futuro?

Las Smart-homes o casas inteligentes, se llaman así porque disponen de sistemas domóticos. Esto hace referencia a cualquier tipo de tarea que te puedas imaginar. Con la ventaja de controlarlo todo desde tu móvil.

Encender o apagar las luces, la calefacción o el aire acondicionado. Subir o bajar las persianas; poner en marcha el aspirador y recibir un resumen de su ruta de limpieza. Son muchas las opciones disponibles en el mercado.

Pero, si piensas en ellas ¿crees que es algo que todavía está por llegar? ¿Ves todavía las Smart-homes como algo futurista?

Altavoces para comunicarse y otros gadgets

Cuando aparecieron los primeros altavoces interactivos y conectados a la red dimos un interesante paso. Hasta el momento, ese tipo de comunicación oral solo era posible con nuestro teléfono.

Nos permitía pedir directamente lo que queríamos y obtenerlo. Como por ejemplo, la dirección a un restaurante, una definición o las noticias. Pero los altavoces permitieron otras variables.

Por ejemplo, podíamos conectar unas bombillas especiales que se comunicaran con nuestro altavoz por bluetooth. De esta forma ya era posible pedir a la interlocutora digital que apagara o encendiera las luces.

Magia. Era una forma sencilla y económica de domotizar nuestra casa. Es decir, nos permitía controlar algunas variables con instrucciones de voz. Pero ahora hay mucho más.

Las Smart-homes suponen todo un mundo de opciones en marcha para nuestra comodidad. Controlar desde un dispositivo la temperatura de la nevera, la limpieza y las programaciones de cada electrodoméstico.

¿Qué podemos tener en una de esas Smart-homes?

Ya no hace falta ni si quiera pedirlo por voz, pero sí que necesitamos algunos cambios. Aquí no sirve cualquier cosa. No vas a poder bajar o subir tus persianas desde tu móvil si no están motorizadas y conectadas con él.

Es como en el ejemplo de la bombilla. Tus electrodomésticos tendrán que tener esa posibilidad, si no ¿cómo esperas manejarlos cuando no estés en casa? Y esta es la clave, poder tener acceso a todo fuera de casa.

Los sistemas domóticos actuales ya no trabajan con bluetooth, sino que también están conectados a Internet. Por eso, desde tu teléfono móvil o Smartphone (de ahí su nombre) puedes hacer casi cualquier cosa.

Puedes encender el aire acondicionado desde tu oficina o poner el robot aspirador en marcha. También comprobar si has dejado algo encendido que debería estar apagado o preparar tu vivienda para cuando llegues.

La seguridad también es uno de los factores más interesantes a la hora de domotizar una vivienda. Sensores, cámaras a las que puedes acceder o manejar desde cualquier lugar e incluso códigos de identificación.

Automatizar algunas tareas facilita la vida de todos y proporciona herramientas a personas de diversidad funcional. Incluso permite opciones más eficientes en cuanto al consumo energético.

Opciones domóticas para cualquier presupuesto

En realidad no es tan futurista como pudiera parecer. Las Smart-homes pueden suponer una adaptación progresiva o un proyecto en el tiempo. Empezando por donde tú quieras y llegando hasta donde te apetezca.

Ya viste que un solo altavoz inteligente y una bombilla te permiten una serie de acciones rápidas y a distancia. ¿Por dónde quieres empezar? Los aspiradores que te envían la información al móvil en tiempo real ya existen.

Podrás saber si está encendido o apagado y tener un croquis de todo el recorrido que ha efectuado. Son solo algunos elementos que ya es fácil adquirir en una amplia gama de opciones.

Puedes sustituir tus ventanas o persianas, cambiar los electrodomésticos o las lámparas. Y el aire acondicionado será una de tus mejores inversiones. Y es que poder hacer de tu hogar algo confortable es básico.

Regular el tipo de emisiones, la desinfección de una estancia o la temperatura individual de cada dormitorio ¡aunque no estés en casa! Esto ya está pasando.

Las Smart-homes son una realidad que no va a dejar de ofrecernos novedades

Así es y discúlpame por el spoiler del encabezado, pero cada vez son más las opciones disponibles en el mercado. Es por eso que vas a poder adaptar tu vivienda a tu ritmo sin problemas.

Da igual si sales de viaje o si trabajas fuera todo el día. Si quieres, podrás comprobar que todo va bien sin moverte de donde estés. ¿Te gustaría poder encender alguna luz de vez en cuando para que se vea movimiento? Hazlo.

Una vivienda no será perfecta hasta que no la convirtamos en un hogar. Por eso es importante saber qué cosas quieres para ti en tu casa y cuales de esas cosas te pueden hacer la vida más fácil.

Tu hogar será tu refugio y tu mundo. Será ese lugar en el que puedes ser tu mismo. Una atmósfera controlada y a tu gusto ¿no consiste en eso la calidad de vida?

Las Smart-homes pueden ofrecerte ese tipo de comodidades, el control sobre los elementos. La diferencia es que aquí no habrá un anillo de poder para controlarlos a todos, sino un móvil.

¿Te gusta este artículo?

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on linkedin
Compartir en Linkdin
Share on pinterest
Compartir en Pinterest

HOLA

Te encuentras en unos de estos casos. 

Vende tu casa y gana hasta un 14% más con nosotros

Te llamamos sin compromiso (y sin atosigarte, tranquil@)