Gastos habituales por la venta de una vivienda

Conocer los gastos habituales por la venta de una vivienda te será muy útil. Así podrás organizarte de antemano para evitar sorpresas incómodas. Y, ya sabes, que no conocer la ley no te exime de cumplirla. Así que cuidado.

Para ayudarte vamos a repasar todos esos gastos habituales y elaborar un listado de pasos a seguir. De esta forma podrás tener toda la información necesaria en un solo documento. ¡Vamos a verlo!

El primero en cobrar será el ayuntamiento

Vamos a dar por hecho que los gastos previos a esta venta ya están solventados. Es decir, para poder vender habrás tramitado el Certificado Energético. Un documento obligatorio que ronda los cien euros aproximadamente.

Por otro lado, si la vivienda es antigua o su cédula de habitabilidad está caducada, tendrás que obtener una nueva. Esto te lo puede tramitar el mismo profesional del paso anterior y las concede el ayuntamiento.

En algunos casos podrías necesitar también una tasación. Pero esto rara vez es obligatorio. Salvo en casos de divorcio o herencia y cuando hay varios propietarios.

Y los más obvios son el pago del IBI y estar al corriente de todos los gastos en vigor.

Dicho esto sigamos con el proceso. Tras la venta, al salir del notario con tu copia simple, deberás acudir a pagar la plusvalía. Al menos dentro de los días siguientes a la venta.

Este impuesto se calcula sobre el incremento del valor de los terrenos en los que se levanta el inmueble. Desde su anterior escritura (cuando la compraste) hasta el momento actual.

Cuidado, si alguna vez has hecho obras en el inmueble para mejorar su estado, aquí se tendrán en cuenta. Así, al valor de venta le resta el anterior de compra y pagarás sobre esa diferencia.

Un 21 % si es igual o inferior a los 50 000 € y un 23 % si es superior. Para beneficios de hasta 6 000 € solo aplicarían un 19 %. Y si eres mayor de 65 años podrás librarte de abonar este impuesto.

¿Tienes que cancelar la hipoteca tras la venta?

A veces pasa que sigue pendiente parte de una hipoteca por abonar. Pero en estos casos ya debería estar el banco sobre aviso. De esta forma podrías pedir un talón por el importe total de la cancelación e ingresarlo.

En tu oficina te informarán del monto pendiente hasta el día de la firma. Así te resultará más fácil. En cualquier caso, tienes que liquidar esa hipoteca y otras cargas que te hayas comprometido a asumir. Será tu obligación.

Recuerda que pueden penalizarte por cancelación anticipada. Por eso es mejor que te informes con anterioridad. A veces personal del banco acude al notario para firmar la liquidación junto contigo y recogen su cheque in situ.

Asegúrate de que conoces bien los detalles del proceso antes de que este tenga lugar.

La documentación que vendrá después

El comprador podrá exigirte que confirmes en el Registro de la Propiedad que la vivienda está libre de cargas. Es decir, que eliminen de la documentación la hipoteca que debería constar (si la hay).

Para eso necesitarás un justificante bancario que confirme que está la deuda saldada. También la cancelación firmada por un notario. El que haya llevado a término el proceso de compra venta.

También un tercer documento, el modelo 600 de Actos Jurídicos Documentados. Y con todo eso ya podrás acudir al Registro de la Propiedad para que retiren la hipoteca sobre el inmueble.

Allí emitirán un documento nuevo que confirmará que la vivienda está libre de cargas. Dicho documento deberías tener que presentárselo al comprador. Para su tranquilidad y la tuya.

En principio, todo este proceso debería ser gratuito.

Los gastos habituales terminan en Hacienda

Ya has visto que tampoco se trata de algo complicado aunque sí que vas a dedicarle tiempo. Supone personarte en cada sitio y conseguir los diferentes documentos a entregar a unos y otros.

Una vez terminado todo el proceso ya solo faltaría la declaración de la Renta. Así, en el siguiente ejercicio, deberás hacer constar los gastos e ingresos derivados de la transacción.

De los beneficios obtenidos por la venta de la vivienda podrías tener que abonar un porcentaje. Siempre a través del IRPF. Pero aquí intervienen muchos otros factores cruzados a la hora de hacer el cálculo del pago.

Puedes verlo previamente con un gestor o consultarlo con tu asesor antes. Por lo demás, no dejes de preguntar a los profesionales que te rodeen cualquier duda que te surja.

En Futurpiso somos especialistas inmobiliarios. Y podemos intervenir en cualquiera de los pasos a realizar antes o después de vender una propiedad. Déjalo todo en nuestras manos y olvídate.

Te informaremos de los gastos habituales por la venta y nos ocuparemos de todo. ¿Quieres vender? Podemos ayudarte.

¿Te gusta este artículo?

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on linkedin
Compartir en Linkdin
Share on pinterest
Compartir en Pinterest

HOLA

Te encuentras en unos de estos casos. 

Vende tu casa y gana hasta un 14% más con nosotros

Te llamamos sin compromiso (y sin atosigarte, tranquil@)