/
CERRAR
¿Necesitas ayuda?
Te llamamos gratis

10 técnicas Home Staging que debes aplicar sí o sí a tu vivienda

  • 2018-05-10 00:00:00

El Home Staging es una de las técnicas más empleadas a la hora de acondicionar una vivienda antes de venderla. Hablando con propiedad, más que una técnica, se trata de un conjunto de diversas técnicas que tienen como principal objetivo hacer de nuestra propiedad, un producto más atractivo para los ojos de cualquier interesado, utilizando para ello distintos métodos interioristas.

Antes de entrar en materia más concreta, debes saber que es imposible (además de contraproducente) aplicar todas las técnicas a una misma casa, pero sí que hay unos métodos esenciales con los que acertarás seguro y que debes emplear sea cual sea el tipo, la disposición o el tamaño de tu inmueble.

Cambia el aspecto de tu vivienda como un profesional del Home Staging

Hay técnicas de Home Staging que son incompatibles entre ellas, y algunas otras que son específicas para espacios que no todas las casas poseen. Para que no tengas que perder tiempo pensando si dos métodos pueden ser compatibles entre sí o sí son realmente los que tu vivienda necesita, aquí te ofrecemos las técnicas maestras que encajan a la perfección con cualquier tipo de vivienda.

La simetría, el patrón a seguir. Si hay algo capaz de seducir como nada al ojo humano es el orden y la simetría que exista entre los elementos de un mismo espacio. Esto se debe a que nuestro cerebro tiene afición por crear figuras, cuando la realidad (o los objetos que haya en ella) le ayuda a crearlas, inconscientemente sentimos cierta satisfacción. Va en nuestro ADN. Para que te hagas una idea de la importancia que tiene el orden del mobiliario en cada habitación. Haz que formen líneas perpendiculares entre ellos, y no te olvides de guardar espacio para que ya sea el salón, el dormitorio o la cocina transmitan siempre una sensación acogedora.

Di no a los espacios vacíos. El mobiliario es un aspecto mucho más importante de lo que parece. No nos referimos a su papel funcional, sino que a nivel estético, pueden mejorar radicalmente el aspecto de una habitación. Las habitaciones vacías no son atractivas para los potenciales compradores, y con solo tres o cuatro elementos, podrás darle a un espacio desocupado un toque muy especial, como convertir un cuarto deshabitado en un despacho o sala de estar, pero nunca, bajo ningún concepto hacer de él, un trastero. Haz que el mobiliario cumpla una misión en cada estancia de la casa.

No sobrecargues las habitaciones. Te acabamos de decir que ocupes los espacios vacíos, pero eso no quiere decir que los abarrotes, usa solo los muebles necesarios. Ante todo, es importante que las habitaciones transmitan una sensación diáfana y espaciosa, que hoy por hoy, compone un papel fundamental en las tendencias interioristas actuales.

Ventila la casa. Con abrir todas las ventanas de la casa durante poco más de 10 minutos antes de la visita de los posibles compradores, tendrás suficiente. Con este sencillo truco, harás la casa más acogedora para cualquiera que la vea por primera vez, y un detalle extra, ¡haz café! Su aroma está estrechamente relacionado con la sensación de hogar que puede transmitir una vivienda.

Ten cuidado con los colores que eliges para las paredes. Salvo habitaciones infantiles, no experimentes con colores demasiado llamativos. Ante todo, deben ser tonos neutros y luminosos. Esto no quiere decir que tengas que apostar todo al blanco, la paleta de colores que ofrecen los grises o marrones suaves son tonalidades muy modernas y adecuadas para cualquier espacio de tu casa.

Ilumina la vivienda. Los espacios oscuros espantan a los compradores, así que abre las ventanas de par en par, nada mejor que la luz solar para ofrecer la mejor cara de tu vivienda. Ten en cuenta la previsión meteorológica, e intenta concertar visitas los días que haga sol, de esos pequeños detalles que marcan la diferencia.

Retira cualquier elemento personal. Sobre todo objetos como cuadros o marcos con fotos, objetos de decoración de criterio personal (como jarrones, figuras, souvenirs, etc.) o prendas de vestir. En el caso de que la ropa esté dentro de los armarios, tenla ordenada por colores y tipología, y le darás al mueble una sensación de gran funcionalidad. Como te hemos dicho antes, el orden vende.

Las mascotas, mejor fuera de la casa. Sabemos que tu perro, gato o hámster es muy mono, pero cabe la posibilidad de que al futuro propietario de la vivienda no le gusten nada los animales o sea alérgico a ellos. Si no quieres poner en riesgo la operación, haz que un amigo o familiar se haga cargo de tu mascota durante unas horas y evitarás cualquier problema.

A veces menos es más. Hay que destacar los puntos fuertes de tu vivienda, y para ello no hace falta añadir nuevos elementos. Si tienes un buen parqué, no lo ocultes con una alfombra. Mejora los espacios que lo necesiten.

La importancia de las fotografías. Para concertar visitas, antes deberás seducir a los clientes, y en ese sentido, las imágenes juegan un papel determinante. La cámara de un móvil de gama media-alta te ofrecerá todo lo necesario para que puedas fotografiar tu vivienda de la mejor manera. Ten en cuenta todo lo dicho anteriormente antes de ponerte a hacer fotos, potencia los rincones exteriores de tu vivienda en caso de que los tenga (balcones, jardín o incluso, las vistas), pon la cámara en horizontal a la altura de tus ojos y haz varias fotografías de cada habitación (combina varios tipos de planos, tanto desde la pared como desde las esquinas de los distintos cuartos).

Alertas

Date de alta en nuestro sistema de alertas y recibirás en tu email propiedades que coincidan con tus preferencias.